Archivo | Organon de la Medicina RSS feed for this section

La homeopatía como ciencia

16 nov

http://www.box.net/embed/une0g1bu5jkf1nf.swf

Logoterapia y homeopatía en el trabajo con habitante de la calle

3 sep

http://www.san-pablo.com.ar

Lucía Cuéllar Ospina (compiladora)198 páginasFormato: 14×21 

ISBN: 9870901778

CÓD. BARRA:

9789870901778

Salida del depósito en: 48 hs. hábiles

$ 36.00

El presente libro es una recopilación del trabajo realizado por la Fundación Centir en el hogar de paso para los habitantes de la calle de la ciudad de Bogotá, que fundó la alcaldía de esa capital en convenio con la Cruz Roja Colombiana.
El interés principal de esta obra es dar a conocer, de la manera más clara y fiel posible, una aplicación, a través de la teoría logoterapéutica, en un contexto social y compartir la labor que se llevó a cabo con la intención de que, en otros lugares, puedan ser utilizados por el bien de esta población, que necesita tanto del acompañamiento humano.
Si bien el enfoque logoterapéutico fue el hilo conductor del proyecto, es importante destacar que se articuló esta teoría psicológica con otras disciplinas, como la antropología y la homeopatía, consiguiendo resultados muy interesantes y –sobre todo- aportando al bien de la población.
“Esperamos que este material sirva para motivar trabajos en muchos contextos sociales, especialmente con las personas que tan olvidadas están en la sociedad: los habitantes de la calle”, afirma Lucía Cuéllar Ospina, en la introducción de este libro.

http://www.san-pablo.com.ar/libreriavirtual/product_info.php?products_id=1704

 

Este producto está en nuestro catálogo desde el 18.08.2011.

Curso diplomado: Introducción a la filosofía homeopática, Colombia

12 jun

cursoshomeopatía

cursoshomeopatía

Diplomado:

Introducción a la filosofía y medicina homeopática

Los principios dinámicos aplicados al mantenimiento de la salud, prevención y tratamiento de la enfermedad.

 

 

Profesor: Dr. Felipe Cárdenas D.I.Hom. HD MSc, Ph.D

Homeópata, British Institute of Homeopathy, Instituto Homeopático de Colombia

 

Introducción

 

La homeopatía es un sistema de medicina fundado a principios del siglo XIX por un medico alemán llamado Dr. Samuel Hahnemann. Por muchos está catalogada dentro de la medicina alternativa porque surge después de que su fundador renunció a la practica médica convencional por considerarla muy agresiva y poco científica.  De manera rigurosa la homeopatía, no se puede considerar como una terapia alternativa, ya que tiene un claro sistema de curación regido por principios científicos absolutamente contundentes. La homeopatía es un patrimonio de la humanidad. El nombre homeopatía fue acuñado por el Dr. Hahnemann y proviene de dos raíces Griegas, homoios = similares o semejantes y pathos = enfermedad. Este nombre describe a la perfección la filosofía, el que hacer homeopático; curar lo semejante con lo semejante. Una vez que acuñó el nombre de homeopatía, llamó a la practica médica convencional alopatía, atendiendo también a la raíz Griega de esta palabra, y que significa curar la enfermedad con lo contrario a ella.

Mayor información: 315-8313466

LOS TRES RADICALES DEL CONOCIMIENTO UNIVERSAL EN HOMEOPATÍA -HOMEOLOGÍA

19 may

Espiritual. Filosófico y Científico.

Helmer Bernal R. HU.

La Homeopatía -Homeología- es realmente lo que es, es decir, es semejante a la verdad. Se manifiesta sólo a aquellos que la reconocen y siguen fielmente con toda la fuerza de sus deseos y con todo el poder de su pensamiento y espíritu®

Alter Filanfrater.

 

 

Los tres radicales del conocimiento universal: filosofía, ciencia y espiritualidad, pueden enseñarle al hombre a saber quién es, qué es y donde está realmente el SER –DIOS PADRE UNIVERSAL- más grande e indescriptible y el menos comprendido por la humanidad. Así como también, conocer y comprender verdaderamente la constitución, organización y administración perfecta del entero Cosmos, el origen, evolución, desarrollo y destino del hombre y la interrelación que tiene con todas las criaturas. El hombre vive en un universo físico de ley y orden.

Todo lo que sigue, puede parecerle presunción o extremismo, pero no lo es, ya que si intenta estudiar en profundidad la esencia íntima de los principios filosóficos esenciales de la Homeopatía -Homeología-, con mente serena, amplia y sin prejuicios, comprenderá que primero es necesario estudiar filosofía homeopática, para vislumbrar de un modo claro la ciencia, el téckne -arte- y la espiritualidad en Homeopatía -Homeología-. De lo contrario, la noción de estos términos como la de sus doctrinas le parecerán solo palabras sin significado o sentido alguno.

En efecto, “para entender la ciencia y hacer téckne -arte- en terapéutica vitalista, primero debe estudiarse su filosofía” Kent.

 

La Filosofía Homeopática del doctor James Tyler Kent -1846-1916-, es una obra netamente  interpretativa. Personifica amplia y prácticamente el radical filosófico de la Homeopatía -Homeología. El autor describe y explica de un modo claro e inteligible los principios filosóficos universales y las sabias leyes naturales, expuestas profundamente en el Organon de la Medicina de Hahnemann.

      Respecto a los tres radicales o paradigmas del conocimiento universal, a continuación se describen algunas de sus ideas principales de un modo general y sintético, ya que es un tema extenso que requiere de un estudio más detallado, el cual puede considerarlo en los recién libros: Código de la Homeopatía y Homeología -Homeopatía-, escritos por el mismo autor de este artículo.

Ahora bien, Cristian Federico Samuel Hahnemann, -1755-1842-, médico alemán, filósofo, químico, toxicólogo experimental dinámico -quizá el más grande que ha tenido el mundo-, escritor prolífico, y, fundador de la autentica Homeopatía -Homeología-, desarrolló amplia y perfectamente los modelos científico y filosófico, pero el radical espiritual lo entrevió y dejó entredicho en sus obras cumbres: Organon de la Medicina, Patogenia dinámica -Materia Médica Pura- y Doctrina y tratamiento de los miasmas Crónicos. No alcanzó a ampliar y coordinar el radical espiritual con los radicales filosófico y científico. No obstante, en el aforismo nueve, entre otros, del Organon de la Medicina, declaró casi todo:

En el estado de salud del hombre la ENERGÍA VITAL inmaterial, soberana, la “dynamis“, que anima el CUERPO MATERIAL, organismo, reina de un modo absoluto, y mantiene todas las partes del organismo en una admirable y armoniosa actividad vital, tanto en sus sensaciones como en sus funciones, de tal manera que el ESPÍRITU dotado de RAZÓN que habita ese organismo pueda disponer libremente de ese instrumento vivo y sano para alcanzar los más altos fines de su existencia.

La Ank o Cruz Egipcia. Es el símbolo universal del Principio vital. Se la conoce por muchos nombres y se le atribuían grandes virtudes mágicas. Se asemeja a una llave y quizás por ello se la considera la llave de la vida eterna o del principio vital. Dicen que su círculo superior se corresponde con el tiempo cíclico, su brazo horizontal con el tiempo rectilíneo (pasado, presente, futuro) y el tallo o trazo vertical inferior con la estancia de los muertos. También dicen que la bóveda podría representar la gestación del Universo, lo intangible -energía vital-, mientras que el resto es lo material, lo humano. De esta forma tenemos unido lo divino y lo humano.

Sin embargo, a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX, James Tyler Kent -1846-1916-, médico ecléctico, teósofo y homeólogo estadounidense, asimiló e interpretó perfectamente el espíritu hahnemanniano. Desarrolló considerablemente dichos radicales, sobre todo el filosófico, el cual describe extensa y detalladamente en la obra más celebre, después del Organon de Hahnemann: Filosofía Homeopática.

Herbert a Roberts, -1869-1940, homeólogo y médico americano, considerado como un autor clásico de la disciplina homeopática y adepto de la técnica de Boenninghausen., en su texto, Los Principios y el arte de curar por la Homeopatía, dice:

“Como los seres humanos, en calidad de individuos, poseen el derecho de elección, aún frente a las operaciones de las leyes naturales que rigen la Energía vital, también les han sido dadas las circunstancias y las condiciones que los rodean, que tienden a procurarse: 1) Una elección -dirección- correcta  2) ayudas para corregir los errores cometidos y recuperar el equilibrio normal. Ambas categorías de condiciones aparecen en tres esferas: 1) la física, 2) la mental y 3) la espiritual.

En el plano espiritual se encuentran los apoyos que tienden hacia una elección correcta y auxilios para recuperarse el perdido equilibrio, en la forma de convicciones y creencias religiosas, todas ayudas que promueven el crecimiento y el desarrollo de la vida espiritual del hombre.

En el plano mental se hallan instrucciones de diversos tipos, que tienden al desarrollo de las facultades mentales y todos los conocimientos que se orientan a una comprensión honesta del individuo hacia si mismo y su relación con otros y hacia toda la vida; en otras palabras, las cosas que promueven la salud mental.

En el plano físico encuentra aquellos recursos que tienden a mantener sanos el cuerpo -organismo-, como alimentos adecuados y los elementos que pueden adaptarse para tener mejor vivienda, limpieza, salubridad y muchas otras cosas. También se encuentran en este plano numerosas sustancias íntimamente vinculadas con los alimentos que poseen en su interior una energía vital capaz de ser elevada por la potenciación desde el plano puramente físico hasta el plano mental o incluso espiritual. Este aspecto es decididamente el estudio del homeólogo, pues en esas sustancias encontramos los miasmoides más semejantes para los miasmas del hombre”.

El doctor Tomás Pablo Paschero -1904-1987-, de Argentina, posiblemente el homeólogo más representativo de América Latina, percibió de un modo limpio los tres radicales del conocimiento universal, descritos por genuinos autores, particularmente en los escritos de Hahnemann y Kent, entre otros homeólogos clásicos y contemporáneos. En su escrito sobre Homeopatía, proporciona una renovada imagen de la Homeopatía -Homeología- y de un modo general, describe los tres modelos del conocimiento universal, pero centrándose más en los radicales filosófico y espiritual. Tan es así, que en una parte de su genial trabajo, afirma: La Homeopatía es el oficio de la más alta jerarquía espiritual”.

También, el doctor George Vithoulkas -1932-1998- de Grecia, Atenas, profesor internacional de Homeopatía clásica durante más de 30 años. En el año 1996 recibió el Right Libelihood Award, más conocido como Premio Novel Alternativo. Entre las décadas de los 70-80, del siglo pasado, en su texto: Las Leyes y los Principios de la Homeopatía en su aplicación práctica, destaca los tres niveles energéticos del ser humano, y asegura que:

Existen  tres planos fácilmente identificables en la constitución del ser humano. En su forma más básica, y de acuerdo con la Homeopatía están caracterizados por: el plano mental o espiritual, el plano emocional o síquico y el plano físico -incluyendo el sexo, el sueño, la alimentación y los cinco sentidos-.

No obstante, el doctor Ken Wilber, uno de los psicólogos y el exponente contemporáneo más grande sobre la teoría de la conciencia, en el año de 1987, en su libro, Los Tres Ojos del Conocimiento, basado en una metáfora de Buenaventura -1221-1274- -el gran doctor Seraphicus de la Iglesia y uno de los filósofos preferidos por los místicos occidentales-, describe los tres radicales del conocimiento en forma metódica y sistemática, y el autor del presente ensayo, logró unificarlos y coordinarlos, para que puedan emplearse de un modo apropiado. Radicales del conocimiento que puede apreciar en el recién publicado libro, Código de la Homeopatía-.

Sentados los indicios y datos anteriores, el fundador de la Homeopatía -Homeología-, en el aforismo tres del Organon de la Medicina, revela en apretada síntesis, magistralmente toda la doctrina homeopática. En efecto, en dicho aforismo, afirma:

El Organon de la Medicina, es el texto primordial, por excelencia de la Medicina Homeopática. Su autor, Cristian Federico Samuel Hahnemann, desplegada extraordinaria y metódicamente toda la doctrina de la Terapéutica homeovitalista de la persona. Esta constituido por una introducción y 291 aforismos, en los cuales revela las técnicas esenciales para restablecer íntegramente la salud.

     AFORISMO 3: Si el homeópata -homeólogo- percibe claramente lo que hay que ELIMINAR en los miasmas, es decir en cada caso mórbido individual; conocimiento del miasma, indicación.

Cuando conoce de un modo evidente las propiedades curativas de los medicamentos. Lo que cada remedio es capaz de curar; conocimiento del poder medicinal.;

Si, de acuerdo con principios claramente definidos, Afs. 71, 105 y 146, él sabe aplicar lo que hay de curativo en los remedios a lo que ha reconocido como indudablemente mórbido en el individuo afectado, de modo tal que el restablecimiento debe sobrevenir, es decir, si sabe:

La aplicación adecuada a cada caso particular, del remedio más apropiado según su manera de actuar, elección e indicación del remedio;

La preparación del remedio exactamente de acuerdo con la técnica requerida.

Estimar la cantidad o microdinamización apropiada y la calidad -potencia- del remedio.

Juzgar cual es el momento oportuno en que esta microdinamización debe ser repetida;

Si, finalmente, conoce los obstáculos a la curación que existen en cada caso, y sabe cómo eliminarlos para que el restablecimiento sea permanente Af. 246.

     Entonces él sabe actuar de una manera juiciosa y racional, de acuerdo con la meta que se propone alcanzar, y es entonces un homeópata -homeólogo- filántropo digno de este nombre, un maestro del téckne de RESTABLECER LA SALUD. Af. 71.

 

     Al desglosar el aforismo anterior, se obtiene:

Conocimiento del miasma, indicación. MIASMOLOGÍA: Estudia el origen, naturaleza, implicancias, tiempo y clasificación de los miasmas agudos como crónicos y afecciones dinámicas naturales, indisposiciones excitantes y ocasionales: Homeogenia, Miasmogenia, Miasmotaxia. Miasmocronia. Semiotecnia y Biopatografía Homeopática.

Conocimiento del poder medicinal. EXPERIMENTACIÓN PURA –PATOGENIA DINÁMICA-: Estudia el origen, observación, percepción, descripción y clasificación  de los medicamentos y las patogenias. Patogenia dinámica pura: especial, general, comparada y analógica.  -patotaxia y farmacotaxia-.

Elección e indicación del remedio. TERAPÉUTICA HOMEOPÁTICA -TÉCKNE-: Estudia el enfoque clínico de las tres manifestaciones de la Energía vital que rigen toda la filosofía y ciencia de la especie humana: Voluntad. inteligencia y afectividad: Manejo y atención esmerada de estados mentales, emocionales y funcionales: agudos y crónicos; Doctrinas de la prescripción homeopática; Microdinamización única; Acerca del régimen y dieta apropiada; Aplicación metódica de las ciencias auxiliares o técnicas dinámicas complementarias: Olfacción, fricción, aspiración, vía oral. Gimnasia física y respiratoria. Electromagnetismo. Magnetismo positivo y negativo o Sanación magnética vital. Magnetoterapia. Masoterapia y Balneoterapia.

Ahora, así como cada universo, galaxia, constelación, sistema, estrella o planeta, y personalidad, que existen por cientos de miles de millones en el entero Cosmos, son independientes y totalmente diferentes unos de otros. Así mismo, la Homeopatía -Homeología- es completamente independiente y diametralmente opuesta al sistema médico dominante, como está registrado en el Organon de la Medicina: Forma un todo aparte perfectamente independiente y que rehúsa toda asociación con la perniciosa rutina de la escuela antigua -alopatía-, que viene a ser su antítesis, como la noche lo es del día y tal rutina no debería vanagloriarse con el honorable título de Homeopatía -Homeología-.

Por tanto, puede llegarse fácilmente a la conclusión siguiente: la Homeopatía tiene su radicales científico y filosófico, basados estrictamente en el radical y la realidad espiritual, los cuales, están muy por encima de la corriente ley física como química y biológica actual. Tiene sus propios caminos, alejados infinita y absolutamente de los caminos trazados de la alopatía.

Ahora bien, tratemos de percibir la realidad de estos radicales en su aplicación práctica. Si, el radical científico esta basado enteramente en el método inductivo y deductivo de razonamiento puro -radical filosófico-, el cual requiere hacer primero, una observación atenta de la naturaleza, la interroga directamente y extrae un lenguaje claro y sencillo, es decir, sin prejuicios ni hipótesis preconcebidas la hace hablar, obteniendo de ella una información vital y natural. Así es, cuando quiera y como quiera, el terapeuta de cualquier escuela a que pertenezca, puede ensayar cualquier sustancia de la naturaleza, en su cuerpo razonablemente sano, condición única, mediante la cual, el organismo vivo refleja o manifiesta una serie o un grupo de síntomas dinámicos de dicha sustancia. Ésta a su vez se convierte en un medicamento o patogenia dinámica pura, capaz de neutralizar, la serie o el grupo de síntomas semejantes que manifiesta una persona afectada.

Luego, hace una interpretación correcta de los hechos observados con miras a comprenderlos en relación los unos con los otros y con sus causas. Es decir, repite el experimento cuantas veces sea necesario, para realizar posteriormente una explicación racional de los hechos observados refiriéndolos a su causa y ley, y por último, hace una elaboración científica, coordinando los hechos de tal modo que el sistema logrado concuerde con la realidad.

En términos generales, cuando se experimenta una sustancia de la naturaleza, en la fuerza orgánica del hombre sano, dicha sustancia se convierte en un medicamento o patogenia que, al prepararse mediante la técnica de la dinamización, influencia la energía vital del hombre sano, produciendo una serie o un grupo de síntomas dinámicos, característicos, semejantes a los que presenta el hombre sufriente. Al administrarse el medicamento, en micropotencia apropiada, éste se convierte a su vez en el remedio único, específico, capaz de neutralizar y destruir rápida y suavemente la totalidad sintomática, semejante e individual que presentaba el hombre afligido. Esto se logra por el camino más corto, más seguro y menos perjudicial, basándose en principios universales y sabias leyes naturales de fácil comprensión.

Los principios filosóficos universales y las leyes naturales de la Homeopatía –Homeología son: Principio vital, de este se derivan los demás principios y leyes: Energía vital, ley de los semejantes, experimentación pura, individualización, dinamización, dinamismo vital y medicamentoso, y remedio único en microdinamización única. Cada uno de estos principio y leyes, deben estudiarse analíticamente por separado. Sin embargo, están íntimamente interrelaciones y constituyen definitiva e indefectiblemente el cuerpo esencial de la Terapéutica homeovital de la persona.

La quina peruana o Chinchona officinalis, fue la primera sustancia experimentada en el hombre razonablemente sano, arrojó 1.123 síntomas dinámicos. Es el remedio específico para eliminar fiebres intermitentes y el paludismo. Es sin lugar a dudas, la sustancia que dio origen a la fisiología experimental o medicina de la experiencia pura.

Ahora, las atentas observaciones que han efectuado muchos homeópatas -homeólogos- durante estos últimos 150 años, confirman de un modo seguro y exacto las aseveraciones anteriores, llegando como es lógico a conclusiones axiomáticas, de las cuales aseguran que al hacer este tipo de investigación, tanto de la naturaleza física como de la naturaleza íntima del hombre, se percibe la influencia poderosa que tienen las dos naturalezas, la primera desarrolla una fenomenología excepcional, ya que influencia la segunda, la esencia íntima del hombre, la mente que es un sistema integrado, multifuncional unificado de energías sutiles, las cuales manifiestan los tres elementos más esenciales del hombre, entre otros: voluntad, inteligencia y efectividad. Fue en esto, precisamente que Kent, apuntó:

“Llegar a la verdadera naturaleza del organismo humano, y de ésta a las afecciones abre un campo para la investigación de una manera científica. Las afecciones pueden revelarse por el estudio de las experimentaciones de los remedios hechas sobre el organismo sano. Hahnemann se sirvió de los conocimientos que había adquirido de este modo cuando declaró que LA MENTE ES LA CLAVE DEL HOMBRE. Los síntomas mentales han sido siempre considerados por sus discípulos como los síntomas más importantes en un remedio así como de una afección o miasma. El hombre consiste en lo que piensa y en lo que ama, y no hay nada más en el hombre. Si estas dos grandes partes del hombre, la voluntad y el entendimiento, se encuentran desunidas, significa alienación mental, desorden, muerte. Todo medicamento obra primeramente  sobre la voluntad o sobre el entendimiento -a veces en forma amplia sobre los dos-, afectando al hombre en su facultad de pensar, de querer o sentir, y por último en sus tejidos, funciones y sensaciones.

“En el estudio de Aurum metallicum -oro- encontraremos que los afectos son los más perturbados por esta sustancia. El mayor amor posible del hombre es por su vida: pues bien, Aurum destruye este amor de tal manera que el hombre ya no desea vivir y se suicida. Argentum metallicum -plata- quebranta tan fuertemente el entendimiento humano que el hombre ya no es racional; su memoria está totalmente arruinada. Por otra parte, Platinum, -platino-, pervierte tanto el sentimiento, sobre todo de la mujer histérica, que se vuelve orgullosa y altanera. Y así con todo medicamento probado de la Patogenia dinámica pura. Vemos que afectan primero la mente del hombre, luego descienden de la mente a la parte física, hasta la piel, los cabellos, las uñas. Si no estudiamos los medicamentos de esta manera nunca tendremos una idea inteligente de ellos. Sobre esta base se ha establecido la Patogenia dinámica pura.

“Por consiguiente, debe estudiarse la afección el miasma mediante un examen a fondo de los elementos que provocan cambios mórbidos parecidos a los síntomas del medicamento. A medida en que la experimentación de las sustancia naturales en el hombre sano nos proporciona síntomas funcionales, síntomas sensoriales y síntomas mentales, y la del animal nos proporciona  los síntomas últimos -V.  Patología Analógica- podremos estudiar las afecciones o miasmas con la esperanza de adaptar el remedio a la afección en el hombre, siguiendo la Ley de los Semejantes. Y así como percibimos la naturaleza de una afección en una imagen medicamentosa, así también hemos de percibir al naturaleza de la afección del ser humano que debemos erradicar”.

La Patogenia dinámica pura -Materia Médica Pura – del doctor Hahnemann, es la producción científica más prolífica que logró escribir un solo hombre. Está constituida por seis tomos -2.368 páginas en total-, en los cuales, describe en detalle las primeras 115 patogenias dinámicas, observadas en el hombre sano. Patogenias basadas en la estricta ley de los semejantes. Esta obra constituye completamente el radical científico de la Homeopatía -Homeología-.

     Por tanto, el radical filosófico da a entender razonablemente o comprender racionalmente, sin postular, tanto los principios universales como las sabias leyes naturales; define los conceptos y explica con claridad ciertos términos y significados que deben atribuirse al lenguaje científico y filosófico de la Homeopatía -Homeología-. Así mismo, ayuda a discernir cómo y por qué el hombre se afecta y cómo librarlo de tal estado. También, proporciona una interpretación, la razón lógica de los síntomas o fenómenos mórbidos, sobre todo relacionados a la mente: voluntad, inteligencia y afectividad. Así como también, interpreta e identifica la imagen real de los tres grandes miasmas que atormentan a la familia humana y a erradicarlos completamente mediante la sabia Ley de los semejantes. Además, el radical filosófico, ayuda al hombre a conocerse a sí mismo, saber de donde viene, quien es, para qué está en este plano de vida, cuál es su verdadero origen y plan de destino y la relación que tiene con Dios, el Universo, la naturaleza y los hombres. Este radical tiene el poder singular de percibir, oír, sentir y saber todas las cosas según ocurren en todas partes de nuestro nivel de existencia.

Doctrina y Tratamiento de los Miasmas Crónicos, es una obra escrita por Hahnemann en cinco tomos -2.307 páginas-, en los cuales explica el origen, historia, naturaleza, implicancias y tratamiento racional de los tres miasmas crónicos: Tsorat, Sycosis y Syphilis. Así mismo, muestra los 47 primeros miasmoides homeotsorático-sycótico-syphilíticos. Doctrina mediante la cual el terapeuta de cualquier escuela médica a que pertenezca, puede prescribir con seguridad los miasmoides homeovitales y erradicar dichos miasmas que aquejan actualmente a la humanidad. En esta obra están sintetizados los tres modelos o radicales del conocimiento universal.

Finalmente, el radical espiritual provee al terapeuta homeovitalista eficientes ayudas, mediante las cuales, puede enseñarse al hombre cómo perfeccionar su vida espiritual interior para hacerse mucho más capaz de solucionar sus problemas puramente humanos.  Así mismo, mediante este radical, puede instruirse al hombre afectado como al hombre sano a adquirir una mejor calidad de vida, se recree en su propio espacio interior, vuele libremente con su imaginación, y alcance lo que desea, pero sobre todo, logre construir su propia perfección, libertad, paz y felicidad.

Por eso, el breve razonamiento anterior da como resultado:

     MODELO FILOSÓFICO: Da a conocer los principios filosóficos universales, y entender con seguridad las sabias leyes naturales. Así como también, interpretar de un modo razonable, tanto los conceptos como la doctrina miasmática, por los cuales se basa la Homeopatía -Homeología-. Además, estudia de forma metódica y sistemática el Organon de la Medicina, todo lo cual constituye la FILOSOFÍA HOMEOPÁTICA.

      MODELO CIENTÍFICO: Involucra la observación, clasificación y el estudio detallado de la patogenia dinámica especial, general, comparada y analógica: patotaxia y farmacotaxia; doctrinas de la prescripción: Retórica homeológica, diagnosia y prognosia, miasmolexia, dinamolexia, miasmonomía, miasmocronia, miasmopausia, miasmopolaxia, miasmoneosia, miasmoserie.

      MODELO ESPIRITUAL: Este radical, está estrechamente vinculado a los dos radicales anteriores, ya que corresponde al plano mental, el cual linda, está más cercano al plano espiritual, en donde los hombres de buena voluntad y fe trabajan en niveles intelectuales y viven en planos espirituales muy por encima de los conflictos producidos por desenfrenados o desnaturalizados deseos físicos. Los estímulos normales de los seres animales y los apetitos e impulsos naturales de la naturaleza física no están en conflicto siquiera con los más altos logros espirituales excepto en la mente de las personas ignorantes, mal instruidas, o desafortunadamente, en extremo escrupulosas y arrogantes.

Es precisamente en esos elementos, y por donde quiera que se los perciba, la Homeopatía -Homeología- alcanza un nuevo y alto nivel de aplicabilidad, que hace de la Terapéutica homeovitalista, una de las disciplinas más seguras y eficientes para prevenir afecciones o miasmas, así como también promover y restablecer íntegramente la salud, pero sobre todo, erradicar tara hereditaria, prolongar la existencia animal como humana, instruir al hombre para que pueda vislumbrar la realidad divina y alcance, no solamente los más altos fines de la existencia, sino también logre los más altos fines de la conciencia cósmica. Vale decir, potencializar los sentidos de la mente, crecer en entendimiento y afectividad, ejercer buena voluntad, comprender conceptos y valores universales y lograr la unificación con el Todo.

 1.294 páginas.

En el CÓDIGO DE LA HOMEOPATÍA, se destacan metódica y sistemáticamente los tres radicales del conocimiento universal. Es decir, figuran los tres textos básicos, esenciales de la Homeopatía -Homeología-, trilogía perfecta sobre: Filosofía = Organon de la Homeopatía. Ciencia = Patogenia Dinámica Pura y Téckne o espiritualidad = Doctrina y Tratamiento y de los Miasmas Crónicos. Precedidas además por la Filosofía Homeopática, del doctor Kent.

No obstante, el pilar científico, no solo debe emplearse para producir medicamentos o prescribir miasmoides homeovitales, que son convenientes cuando tiene que erradicarse tara hereditaria, sino también, apoyarse en los radicales filosófico y espiritual para capacitar al hombre a que cambie su negativa forma de sentir y pensar, elementos que sin ligar a dudas constituyen la causa causorum de casi todas las afecciones mentales, emocionales y orgánicas, como también a mantener un mejor estado de salud- y practicar enérgicos ejercicios de concentración y meditación, los cuales influencian benéficamente la Energía vital, que por sí misma, estimulada de ese modo, logra destruir afecciones y miasmas agudos, librando al hombre de muchas perturbaciones emocionales y mentales, ocasionadas la mayoría, como expresó Hahnemann, por la alteración o modificación dinámica que el hombre experimenta, tanto en su vida espiritual o mental como en su modo de sentir y de obrar, es decir, cambios inmateriales, dinámicos en su manera de ser, -y la infortunada relación de pareja o familiar, presión o estrés material y económico-.

Un ejemplo que ilustra claramente este tipo semejante de sanación, sin la intervención de remedios homeovitales y menos de dañinos, defectuosos y tortuosos tratamientos alopáticos o alternativo alguno, puede observarse en las diferentes “congregaciones religiosas”, en donde se producen curaciones espontaneas, debido a una inquebrantable creencia por parte de hombres y mujeres que buscan a Dios de buena fe.

La misión del homeólogo, no consiste solamente en prevenir afecciones, promover y restablecer la salud íntegramente, poniendo en equilibrio los planos físico como emocional y mental -espiritual-, y prolongar la existencia humana hasta su máxima expresión, sino también ayudar a los hombres a que dejen el miedo o temor, que logren transformarlo en valor; a desarrollar el carácter y ampliar su personalidad; a que solucionen sus problemas espirituales y de esta manera agilicen su mente para encontrarse mejor preparados e inspirados para resolver sus múltiples problemas materiales. Demasiadas veces ha prevalecido la tendencia de asignar a Dios la responsabilidad de todo lo que el hombre ignorante no puede comprender. El Padre no es personalmente responsable de todo lo que nosotros no podemos comprender. Si estamos afligidos por haber transgredido inocente o deliberadamente una orden divina, no dudemos del amor del Padre sólo porque él ordenó esa ley justa y sabia.

Por tanto, el hombre tiene que enfrentarse a aprender y ha disfrutar de la incertidumbre, alimentarse de la desilusión, entusiasmarse frente a la derrota aparente, vigorizarse en presencia de dificultades, exhibir valor indomable frente a la injusticia, y ejercer una fuerza inconquistable al enfrentarse con los desafíos de lo inexplicable. Por mucho tiempo, el grito de batalla del hombre debe ser: «Juntamente con Dios, nada —absolutamente nada— es imposible».

La ciencia (el conocimiento) se funda en la suposición inherente de que la razón es válida, de que el universo puede ser comprendido. La filosofía (comprensión coordinada) se funda en la suposición inherente (espíritu de sabiduría) de que la sabiduría es válida, de que el universo material puede coordinarse con el espiritual. La espiritualidad (la verdad de la experiencia espiritual personal) se funda en la suposición inherente de que la fe es válida, de que Dios puede ser conocido y alcanzado.

Solamente mediante la unificación racional y comprensiva de los tres radicales antedichos -la síntesis del conocimiento universal- y su enseñanza metódica, sistemática, sin restricciones y con entera libertad de sus ideas y valores reales, puede ampliarse eficazmente la visión de la humanidad, para formarse un mundo mejor, ya que engloba el pensar, el sentir y el actuar con reverencia hacia una realidad que consideramos digna de respeto universal.

Para terminar, no se trata de seguir fielmente a Hahnemann o a otros autores o Maestros, ni tener fe ciega en sus enseñanzas, sino interpretarlas mejor, extraer lo más significativo de ellas, emplearlas apropiadamente en el diario vivir y que sean de mucha utilidad y beneficio para toda la humanidad.

¡ES LA FINALIDAD CON EL PROPÓSITO DE HACER!

 

 

Email homeologia@yahoo.es

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.