Archivo | ciencia médica RSS feed for this section

Homeopathy and depression

21 May
More information
Felipe Cárdenas.
315-8313466
La homeopatía científica puede hacer grandes cosas por su salud en procesos de depresión
Artículo completo en:
con el apoyo de la Fundación Centir
Abstract
Objective
To systematically review the research evidence on the effectiveness of homeopathy forthe treatment of depression and depressive disorders
Methods
A comprehensive search of major biomedical databases including MEDLINE, EMBASE,ClNAHL, PsycINFO and the Cochrane Library was conducted. Specialist complementaryand alternative medicine (CAM) databases including AMED, CISCOM and Hom-Informwere also searched. Additionally, efforts were made to identify unpublished and ongoingresearch using relevant sources and experts in the field. Relevant research wascategorised by study type and appraised according to study design. Clinical commentarieswere obtained for studies reporting clinical outcomes.
Results
Only two randomised controlled trials (RCTs) were identified. One of these, a feasibilitystudy, demonstrated problems with recruitment of patients in primary care. Severaluncontrolled and observational studies have reported positive results including highlevels of patient satisfaction but because of the lack of a control group, it is difficult toassess the extent to which any response is due to specific effects of homeopathy. Singlecase reports/studies were the most frequently encountered clinical study type. We alsofound surveys, but no relevant qualitative research studies were located.
Adverse effects reported appear limited to ‘remedy reactions’ (‘aggravations’) includingtemporary worsening of symptoms, symptom shifts and reappearance of old symptoms.These remedy reactions were generally transient but in one study, aggravation of symptoms caused withdrawal of the treatment in one patient.
Conclusions
A comprehensive search for published and unpublished studies has demonstrated that theevidence for the effectiveness of homeopathy in depression is limited due to lack of clinical trials of high quality.
Further research is required, and should include well-designed controlled studies with sufficient numbers of participants. Qualitative studiesaimed at overcoming recruitment and other problems should precede further RCTs.Methodological options include the incorporation of preference arms or uncontrolledobservational studies. The highly individualised nature of much homeopathic treatmentand the specificity of response may require innovative methods of analysis of individualtreatment response.

La verdad cruel sobre las farmacéuticas

23 May
 
Premio Nobel de Medicina: Farmacéuticas bloquean fármacos que curan porque no son rentables
El ganador del Premio Nobel Richard J. Roberts denuncia la forma en la que operan las grandes farmacéuticas dentro del sistema capitalista, anteponiendo los beneficios económicos a la salud y deteniendo el avance científico en la cura de enfermedades porque curar no es tan rentable como la cronicidad
Descripción: http://pijamasurf.com/wp-content/uploads/2011/02/Picture-759.png
Hace unos días publicamos una nota sobre datos revelados que muestran que las grandes compañías farmacéuticas en Estados Unidos gastan cientos de millones de dólares al año pagando a doctores para que estos promuevan sus medicamentos.  Para complementar reproducimios esta entrevista con el Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts, quien señala que los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que, en cambio, sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada. Esto, señala Roberts, también hace que algunos fármacos que podrían curar del todo una enfremedad no sean investigados. Y se pregunta hasta que punto es valido que la industria de la salud se rija por los mismos valores y principios que el mercado capitalista, los cuales llegan a parecerse mucho a los de  la mafia. La entrevista fue publicada originalmente por el diario español Vanguardia:
 
¿La investigación se puede planificar?
– Si yo fuera ministro de Ciencia, buscaría a gente entusiasta con proyectos interesantes; les daría el dinero justo para que no pudieran hacer nada más que investigar y les dejaría trabajar diez años para sorprendernos.
– Parece una buena política.
– Se suele creer que, para llegar muy lejos, tienes que apoyar la investigación básica; pero si quieres resultados más inmediatos y rentables, debes apostar por la aplicada…
– ¿Y no es así?
– A menudo, los descubrimientos más rentables se han hecho a partir de preguntas muy básicas. Así nació la gigantesca y billonaria industria biotech estadounidense para la que trabajo.
– ¿Cómo nació?
– La biotecnología surgió cuando gente apasionada se empezó a preguntar si podría clonar genes y empezó a estudiarlos y a intentar purificarlos.
– Toda una aventura.
– Sí, pero nadie esperaba hacerse rico con esas preguntas. Era difícil obtener fondos para investigar las respuestas hasta que Nixon lanzó la guerra contra el cáncer en 1971.
– ¿Fue científicamente productiva?
– Permitió, con una enorme cantidad de fondos públicos, mucha investigación, como la mía, que no servía directamente contra el cáncer, pero fue útil para entender los mecanismos que permiten la vida.
– ¿Qué descubrió usted?
– Phillip Allen Sharp y yo fuimos premiados por el descubrimiento de los intrones en el ADN eucariótico y el mecanismo de gen splicing (empalme de genes).
– ¿Para qué sirvió?
– Ese descubrimiento permitió entender cómo funciona el ADN y, sin embargo, sólo tiene una relación indirecta con el cáncer.
– ¿Qué modelo de investigación le parece más eficaz, el estadounidense o el europeo?
– Es obvio que el estadounidense, en el que toma parte activa el capital privado, es mucho más eficiente. Tómese por ejemplo el espectacular avance de la industria informática, donde es el dinero privado el que financia la investigación básica y aplicada, pero respecto a la industria de la salud… Tengo mis reservas.
– Le escucho.
– La investigación en la salud humana no puede depender tan sólo de su rentabilidad económica. Lo que es bueno para los dividendos de las empresas no siempre es bueno para las personas.
– Explíquese.
– La industria farmacéutica quiere servir a los mercados de capital…
– Como cualquier otra industria.
– Es que no es cualquier otra industria: estamos hablando de nuestra salud y nuestras vidas y las de nuestros hijos y millones de seres humanos.
– Pero si son rentables, investigarán mejor.
– Si sólo piensas en los beneficios, dejas de preocuparte por servir a los seres humanos.
– Por ejemplo…
– He comprobado como en algunos casos los investigadores dependientes de fondos privados hubieran descubierto medicinas muy eficaces que hubieran acabado por completo con una enfermedad…
– ¿Y por qué dejan de investigar?
– Porque las farmacéuticas a menudo no están tan interesadas en curarle a usted como en sacarle dinero, así que esa investigación, de repente, es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino
que cronifican la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento.
– Es una grave acusación.
– Pues es habitual que las farmacéuticas estén interesadas en líneas de investigación no para curar sino sólo para cronificar dolencias con medicamentos cronificadores mucho más rentables que los que curan del todo y
de una vez para siempre. Y no tiene más que seguir el análisis financiero de la industria farmacológica y comprobará lo que digo.
– Hay dividendos que matan.
– Por eso le decía que la salud no puede ser un mercado más ni puede entenderse tan sólo como un medio para ganar dinero. Y por eso creo que el modelo europeo mixto de capital público y privado es menos fácil que
propicie ese tipo de abusos.
– ¿Un ejemplo de esos abusos?
– Se han dejado de investigar antibióticos porque son demasiado efectivos y curaban del todo. Como no se han desarrollado nuevos antibióticos, los microorganismos infecciosos se han vuelto resistentes y hoy la tuberculosis, que en mi niñez había sido derrotada, está resurgiendo y ha matado este año pasado a un millón de personas.
– ¿No me habla usted del Tercer Mundo?
– Ése es otro triste capítulo: apenas se investigan las enfermedades tercermundistas, porque los medicamentos que las combatirían no serían rentables. Pero yo le estoy hablando de nuestro Primer Mundo: la medicina
que cura del todo no es rentable y por eso no investigan en ella.
– ¿Los políticos no intervienen?
– No se haga ilusiones: en nuestro sistema, los políticos son meros empleados de los grandes capitales, que invierten lo necesario para que salgan elegidos sus chicos, y si no salen, compran a los que son elegidos.
– De todo habrá.
– Al capital sólo le interesa multiplicarse. Casi todos los políticos – y sé de lo que hablo- dependen descaradamente de esas multinacionales farmacéuticas que financian sus campañas. Lo demás son palabras…
Biografía
Richard J. Roberts nació en Derby, Inglaterra, en 1943. Estudió inicialmente Química, posteriormente se traslada a Estados Unidos, donde desarrolla actividad docente en Harvard y en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York. Desde 1992 dirige los trabajos de investigación del Biolabs Institute, de Beverly, (Massachusetts).
Obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1993, compartido con Phillip A. Sharp, por su trabajo sobre los intrones, fragmentos de ADN que no tiene nada que ver con la información genética. Pudieron describir que la información depositada en un gen no estaba dispuesta de forma continua, sino que se encontraba fraccionada.
Los primeros experimentos los realizaron sobre material genético de virus, particularmente de adenovirus.
Ambos llegaron a la conclusión de que el ARN ha tenido que preceder en la evolución al ADN.
 
 
 

Respuesta al dictamen sobre Homeopatía emitido por el Ministerio de Sanidad y el Instituto Carlos III de España, el día 19 de diciembre de 2011

28 Dic

Respuesta al dictamen sobre Homeopatía emitido por el Ministerio de Sanidad y el Instituto Carlos III de España, el día 19 de diciembre de 2011

Recientemente el Ministerio de Sanidad de España publicó un estudio sobre las Medicinas Naturales en el que afirma que la Homeopatía es tan solo efecto placebo. Dicho informe fue difundido por el diario colombiano El Espectador, como numerosos periódicos del mundo entero. El gremio de médicos homeópatas y homeópatas de España y otros países han puesto en evidencia las falacias de dicho informe. Se enumeran los siguientes motivos, transcritos literalmente de la respuesta médica dada a dicho ministerio por los médicos homeópatas españoles y reconocidos como actos de buena fe, avalados por más de doscientos años de comprobación clínica, y  por diversas asociaciones médicas del mundo entero. En primer lugar, y como punto fundamental, hay que destacar que el estudio en cuestión y el posterior dictamen han sido elaborados por una comisión de la que no han formado parte ni los Colegios de Médicos, ni de Farmacéuticos, ni los verdaderos expertos en el tema, que son los profesionales nombrados en el párrafo anterior. En segundo lugar, la comisión de estudio del Instituto de Salud Carlos III tampoco contó con la asesoría directa de especialistas en investigación en homeopatía, sociedades científicas y departamentos universitarios. En tercer lugar, en la elaboración del citado informe solo se han tenido en cuenta una serie muy reducida de estudios, nueve en total, que han sido seleccionados mediante unos criterios subjetivos mal definidos (sesgo de selección), omitiendo los resultados de estudios clave y los estudios posteriores a Marzo de 2007, algunos de los cuales son del más alto valor metodológico y positivos para la Homeopatía.  En cuarto lugar, no se tuvieron en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni las aportaciones que en el campo de la salud pública han llevado a cabo diversos Ministerios de Sanidad a nivel internacional (en Reino Unido, Alemania, Francia, Suiza, Brasil, India, Cuba, Austria, Sudáfrica, Ecuador, Costa Rica, Italia y México, entre otros) que avalan la seguridad, eficacia y relación costo-beneficio favorable para la homeopatía. Su efectividad y ausencia de efectos secundarios han sido confirmadas repetidamente en grupos de enfermos, experimentadores sanos, animales de compañía y de granja y en cultivos celulares animales y vegetales. Son doscientos años de experiencia Quinto, tampoco se han considerado en el citado estudio, el espíritu de leyes y dictámenes oficiales de mayor rango que ya existen en España y el mundo, que conceden reconocimiento a la homeopatía. Se concluye:  que la afirmación del Ministerio de Sanidad, es falsa y no se ajusta a la realidad, ya que múltiples estudios clínicos y meta-análisis han demostrado repetidamente que la Homeopatía funciona como método terapéutico y con un efecto superior y distinguible del placebo. Existen publicaciones científicas desde hace más de 100 años que demuestran la cientificidad de la homeopatía. El Instituto Carlos III ignoró toda la historiografía sobre el estatus científico de la homeopatía existente en una voluminosa literatura académica.  (adaptado de: http://www.abchomeopatia.com/respuesta-al-ministerio-de-sanidad/)